Las escuelas matan la creatividad

Publicado por Fabián Flores Vadell 12/10/10 comentarios 1
Ken Robinson plantea de manera entretenida y conmovedora la necesidad de crear un sistema educativo que nutra (en vez de socavar) la creatividad.





Resumen (paráfrasis):

Por todas partes existe evidencia de la extraordinaria creatividad humana y de su variedad.

La educación es una de esas cosas que a todo el mundo le interesan, como la religión y el dinero. Este interés se debe en parte a que la educación se supone que nos guiará a ese futuro que no podemos comprender. Los niños de hoy enfrentarán un mundo que hoy no podemos siquiera imaginar, pero se supone que uno de los propósitos de la educación es prepararlos para que puedan enfrentar ese mundo.

Los niños tienen una extraordinaria capacidad de innovación. Todos tienen grandes talentos que desperdiciamos impiadosamente.

La creatividad es tan importante en educación como la alfabetización y deberíamos darle el mismo estatus.

Los niños no temen equivocarse. Equivocarse no es lo mismo que ser creativo, pero si no estás dispuesto a equivocarte nunca se te va a ocurrir algo original. El problema es que esos mismos niños una vez que llegan a ser adultos, ya han perdido esa capacidad, tienen miedo a equivocarse. Y ese es el modo en que se manejan la mayoría de las empresas, se estigmatiza el error. Y en general lo mismo ocurre en los sistemas educativos, entonces se está educando a la gente para que no usen sus capacidades creativas.

Lo que hace que al crecer las personas nos volvamos menos creativos es la educación. Todos los sistemas educativos tienen la misma jerarquía de materias: en lo más alto sitúan a las matemáticas y el lenguaje, luego las humanidades y por último las artes. Y por lo general también hay jerarquías dentro de las artes: Arte y Música suelen tener un estatus más alto que teatro y danza. En ninguno se enseña a los niños danza todos los días, pero sí matemáticas. Las matemáticas son importantes pero también la danza, especialmente para los niños.

La mayoría de los sistemas educativos se basan en la idea de la habilidad académica y la razón para que esto sea así es que todos los sistemas educativos surgieron, antes del siglo XIX, para cubrir las necesidades de la industrialización. Por lo que el sistema se basa en dos ideas:

La primera es que las materias más importantes son aquellas que sean útiles para el trabajo. Por lo que esa orientación sin dudas aleja a los estudiantes de las cosas que más les gustaban de niños con el argumento de que nunca encontrarás un trabajo haciendo esas cosas (no vas a ser músico, no vas a ser un artista). Un concepto, hoy más que nunca, profundamente equivocado.

La segunda es la concepción de la inteligencia. En casi todo el mundo el sistema educativo es una extensa preparación para la universidad. La consecuencia es que muchas personas brillantes, creativas y talentosas piensan que no lo son, porque aquellas cosas para las que eran buenos en la escuela eran ignoradas, no eran valoradas o incluso eran estigmatizadas. También hay un proceso de inflación académica, los títulos cada vez valen menos, hoy al salir de la universidad muchos jóvenes necesitan realizar una maestría para acceder a determinado trabajo o un doctorado para otro.

Necesitamos cambiar nuestras ideas sobre la inteligencia. Hoy en día se saben tres cosas sobre la inteligencia:

Primero, que es diversa. Pensamos sobre todas la cosas de la misma manera en que las experimentamos: pensamos visualmente, en términos de sonidos, kinestésicamente, de forma abstracta, en términos de movimiento.

Segundo, que es dinámica. Es interactiva, no se ubica en un lugar preciso de nuestro cerebro, ni en compartimentos en nuestro cerebro. De hecho la creatividad es el resultado de la interacción de distintas partes del cerebro, de distintas inteligencias.

Tercero, que es inconfundible.

Nuestra única esperanza para el futuro es adoptar una nueva concepción de riqueza de la capacidad humana. Nuestro sistema educativo ha explotado nuestras mentes como nosotros lo hacemos con la tierra: buscando un recurso en particular. Pero en el futuro esto no nos servirá. Debemos repensar los principios fundamentales bajo los que estamos educando a nuestros hijos. Nuestra tarea es reconocer lo ricas que son nuestras capacidades creativas, ver la esperanza que nuestros hijos representan y brindarles una educación que los considere en toda su humanidad para que puedan enfrentar el futuro.

Califica esta entrada:

Comparte esta entrada a través de tus marcadores sociales
Bookmark and Share
Comparte esta entrada con un amigo edit post

1 Responses to Las escuelas matan la creatividad

  1. Anónimo Says:
  2. lo mensionado en esta página, me ha dejado tonta, porque realmente he estado equivocada todo este larg tiempo, y casi cometo el mismo error con mis sobrinas, ahora vere que su creatividad se desarrolle al maximo y no enlatarlas en los cursos que las ahogan. muchas gracias..

    ojala la exposicion de kin la pongan en español. gracias.

     

Publicar un comentario en la entrada

Agredecemos los comentarios de nuestros lectores. No obstante, cualquier visitante que deje un mensaje debe seguir normas básicas:

- No se permite el spam
- No se permiten flames
- No se permite ningún tipo de inconducta (insultos, tratamientos peyorativos)
- No toleramos la discriminación
- Se debe cumplir la
netiqueta (normas de cortesía)

Recuento de publicaciones

publicaciones listadas y comentarios.

Proyectos en desarrollo


Buscar en Speed Books


Compártelo


Facebook Mister-Wong Technorati Google Digg del.icio.us StumbleUpon Blinklist Reddit YahooMyWeb Live Twitter Wikio Menéame Barrapunto Neodiario Fresqui Enchílame Simpy Spurl Buzz Mixx


Seguidores

Comentarios recientes

Entradas más comentadas